José Luis ValverdeJosé Rodríguez, David Martínez, Jesús ValverdeGabriel MartínezVicente MartínezGaspar MatillasMiguel Ríos y Manuel Ángel Gallardo, integrantes del Club Ciclista Rueda Ancha, cumplieron este jueves con su objetivo de completar los casi 1.400 kilómetros que separan Almería de Santiago de Compostela, en el Camino de Santiago que han realizado por el recorrido mozárabe, el más largo de cuantos existen en la península Ibérica.

Los nueve deportistas almerienses partieron el pasado 19 de mayo desde La Cascada de Alhama de Almería y se incorporaron al Camino Mozárabe de Santiago de Almería a Granada para continuar por Alhabia, Alsodux, Santa Cruz de Marchena, Alboloduy, Nacimiento, Doña María y Ocaña en Las Tres Villas, Abla, el término municipal de Abrucena y Fiñana. Ya en suelo granadino, Huéneja, Ferreira, Dólar, La Calahorra, Alquife, Jerez del Marquesado, Cogollos de Guadix, Guadix, Purullena, Marchal, Cortes y Graena, La Peza, Quéntar, Dúdar y Granada. Desde allí, el Camino Mozárabe continúa hasta Mérida (Badajoz), desde donde engancha con la Vía de la Plata para acabar por el Camino Francés hasta la Praza do Obradoiro.

El primer día, el trayecto fue de 98 kilómetros desde Alhama de Almería hasta Purullena (Granada). De allí, continuaron hasta Alcaudete (Jaén) salvando una amenaza de tormenta, y el camino siguió hasta Cerro Muriano (Córdoba), uno de los grandes puertos del recorrido, antes del cual realizaron una breve parada en la capital cordobesa. La cuarta etapa les llevó hasta Monterrubio de La Serena (Badajoz), ya en tierras extremeñas, siendo la quinta parada en San Pedro de Mérida, también en Badajoz, aprovechando para visitar Medellín, cuna de nacimiento de Hernán Cortés, y hacer turismo en Mérida.

Hasta Cáceres, la sexta etapa estuvo pasada por agua, y la séptima, mucho más tranquila, terminó en Jarilla (Cáceres), antes de subir los puertos de Béjar y Vallejera rumbo a Salamanca, donde terminaría la octava jornada. La etapa más larga sería la novena, con 120 kilómetros hasta Benavente (Zamora), y en la décima hasta Rabanal del Camino (León) los aventureros dejarían la Vía de la Plata en Astorga para incorporarse al más nutrido Camino Francés.

La etapa reina, la undécima, desembocó ya en Galicia. Los ciclistas superaron la Cruz de Ferro, el punto más alto del recorrido con 1.600 metros, bajo la lluvia y una niebla densa. Parada en Ponferrada y subida a O Cebreiro (Lugo), continuando el camino el duodécimo día a través de pequeñas aldeas hasta Palas de Rei (Lugo).

Al décimo tercer día, los peregrinos de rueda ancha llegaban hasta la Santiago de Compostela (La Coruña) y su catedral. Descanso el viernes y vuelta a casa el sábado.

Imágenes: Club Ciclista Rueda Ancha

 

- Publicidad -

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Indtroduzca su nombre