Entrenar con vatios es posible. No es Ciencia Ficción. De hecho, todo aquel ciclista que ha entrenado con vatios en alguna ocasión ha experimentado resultados positivos, que que permiten trabajar de forma precisa en cada momento, cuantificando el trabajo y el rendimiento.

Numerosas marcas han dado a luz a potenciómetros para carrera. Y muchos más económicos que los del ciclismo. Sin embargo, realizar un entreno con vatios no dista mucho de un entreno normal. No varían los ejercicios ni la rutina cambia excesivamente. Pero nos permite tener un control más exhaustivo de lo que hacemos, controlando la intensidad de trabajo en cualquier distancia y desnivel. 

Cuando entrenamos en un terreno sinuoso es imposible mantener una intensidad constante pero con este sistema podremos controlar perfectamente obteniendo el máximo beneficio de cada entrenamiento. 

Una vez controlado el ritmo y la intensidad con la que trabajamos es posible emplear el potenciómetro para mejorar la técnica de la carrera. En este sentido, los buenos corredores emplean menos vatios para correr a la misma velocidad pero si pasado un tiempo y manteniendo la velocidad los vatios aumentan, significa que nuestra técnica ha empeorado. Las razones pueden ser muchas pero lo más probable es que tu postura haya cambiado con respecto al inicio de la carrera.

Un buen trabajo de técnica y fuerza específica permitirá reducir los vatios y calcular con mucha precisión el ritmo que debemos llevar en cualquier competición para el mejor rendimiento.

El secreto para el éxito está en mantener el ritmo, solo hay que conocer nuestros límites con entrenamientos y competiciones pasadas y entender que no nos podemos pasar.

 

- Publicidad -

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Indtroduzca su nombre