Reprograma tu cerebro para mejorar

¿Quién no ha pensado en mejorar la técnica de carrera, deslizar mejor en la piscina o ser más eficiente en la bicicleta?

0
141

¿Quién no ha pensado en mejorar la técnica de carrera, deslizar mejor en la piscina o ser más eficiente en la bicicleta? Creo que todos los que competimos, ya sea a nivel popular y sobre todo los ‘pros’ lo piensan cada día. Todos los gestos que hacemos de forma incorrecta se pueden corregir o mejorar con una técnica revolucionaria que se está usando desde hace tiempo en deportes donde la técnica es realmente clave como es el tenis o el golf.

Es la reprogramación neuromotriz. Dicho de una manera sencilla consiste en “borrar lo que hacemos mal y volver a grabar pero esta vez correctamente” en el cerebro ese gesto o ese problema que debemos mejorar. Todo lo que se hace mal puede arreglarse con neuroreprogramación.

La reprogramación neuromotriz es una técnica para lograr que el cerebro pueda olvidar un trauma para poder volver a hacer algo que antes se hacía y que ahora no se puede hacer. Y cuando el cerebro olvida lo que sufrió puede hacer algo muy parecido a lo que supo lograr en sus mejores momentos. El problema es cuando casi no olvida nada, sino que más bien recuerda todo.

Un ejemplo. Imaginemos que nadamos a crol de forma poco eficiente. Al estirar el brazo izquierdo éste se cruza en exceso, evitando que el deslizamiento sea óptimo y no somos capaces de corregirlo con ejercicios específicos de técnica. O un jugador de tenis que realiza un gesto anómalo en el saque y pierde fuerza de golpeo. También lo podemos extrapolar al ámbito de la medicina. Un paciente intervenido de rodilla que refiere dolor importante cada vez que realiza la flexión de la misma y no progresa en la recuperación, a pesar de no haber ningún problema.

¿Cómo se realiza la reprogramación neuromotriz?

El paciente practica el movimiento correcto con los ojos abiertos y cerrados, en forma física y mental. Luego los visualiza, los ve en su mente. También se puede hacer mediante el uso de dispositivos de realidad virtual donde el deportista o paciente se ve realizando el movimiento correcto en el agua o flexionando la rodilla sin dolor.

El siguiente paso es colocar unos auriculares donde un sonido de una frecuencia determinada activa el área concreta encargada de corregir el problema. Imagina los errores para desgrabarlos y ver mentalmente la acción correcta para regrabar el proceso. En la visualización, el deportista corta el brazo izquierdo imaginariamente que es el que comete el error al nadar y, cuando tiene esa imagen, escucha otro sonido. Y entonces regraba: imagina la sensación de brazo estirado, incluso la tensión del tríceps, escucha un nuevo sonido para anclar esto en su mente. Al volver a la piscina el gesto se ha corregido. Esto se debe repetir algunas sesiones más y el error quedará subsanado para siempre.

¿En qué se basa la reprogramación neuromotriz?

Consiste en la activación de la vía reticular (vía de percepción plurisensorial) mediante los sonidos de baja frecuencia junto a la asociación de la proyección de imágenes mentales y de sensaciones asociadas al movimiento. Esta vía plurisensorial llega a la corteza cerebral. No es la vía prioritaria que ejecuta los movimientos, pero capta varios estímulos relacionados con el sentido de la posición del cuerpo, sensoriales, emocionales que participan de forma activa en la movilidad de lo que queremos corregir, como es el caso del nadador.

Se ha descrito que la formación reticular participa en variadas funciones. Entre ellas están:

1)  Control de la actividad de la musculatura estriada manteniendo el tono de la musculatura antigravitatoria o regulando la musculatura respiratoria por medio del centro respiratorio del bulbo raquídeo.
2)  Control de la sensibilidad por ejemplo a través de mecanismos de compuerta de control de la entrada del dolor.
3)  Control del sistema nervioso autónomo como por ejemplo en la regulación de la presión sanguínea por activación del centro cardiovascular.
Así pues, si activamos la vía reticular mediante esos sonidos de baja frecuencia, donde previamente se ha visualizado el gesto erróneo pero ya corregido, se procede a reprogramar el cerebro y la conexión cerebro-brazo o cerebro rodilla haciendo que se corrija la situación patológica ya sea el deporte o la salud lo que buscamos mejorar.

- Publicidad -

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Indtroduzca su nombre