La concienciación y la educación han dejado de pasar por las carreteras. Tras el incremento de ciclistas heridos y fallecidos y su implicación en un mayor número de accidentes de tráfico, la Dirección General de Tráfico (DGT) se plantea incrementar el número de campañas destinadas a dar visibilidad a este colectivo. Mientras, las dudas asaltan en el día a día a conductores, ciclomotores y ciclistas cuando circulan en carretera, especialmente aquellas  cuestiones que tienen que ver con el alumbrado y con el posicionamiento del pelotón.

La DGT es clara con respecto al alumbrado en carretera, la bicicleta, al ser considerada un vehículo, debe ser visible para el resto de conductores por lo que no disponer de la luz de posición delantera de color blanco, una trasera de similares características y de color rojo un catadióptrico, no triangular, del mismo color, podría ser multado con hasta 200 euros por la Guardia Civil. Asimismo, aquellos que no dispongan de un chaleco reflectante y circulen por vías interurbanas de escasa luminosidad también podría recibir una sanción.

Estas son las normas de las que se disponía hasta comienzos de este año, sin embargo, en febrero la multa a un ciclista gallego por disponer de una luz trasera de posición de carácter intermitente reabrió la polémica. Diversos ciclistas y equipos se pronunciaron al respecto mostrando su desacuerdo con la hasta entonces normativa y señalaron que la luz intermitente permite una mayor visibilidad por parte de los conductores. Este vacío legal hizo que el director de la Dirección General de Tráfico, Gregorio Serrano se pronunciara aclarando que no existe en la Ley ninguna especificación en las que se impida emplear este tipo de alumbrado intermitente. 

 

Ambas, la luz de posición delantera y trasera parecen ser las que más claras tienen los ciclistas que, sin embargo, se olvidan de los catadióptricos de los que no disponen buena parte de las bicicletas.  Este elemento, que sirve para reflejar la luz de los coches y hacer al ciclista más visible, tiene un precio aproximado que va desde los cuatro euros hasta los doce.

Con respecto al poscionamiento en carretera los ciclistas están obligados a emplear el arcén pero el estado que presentan muchos de los que disponen las carreteras almerienses empujan a los ciclistas a circular por la parte derecha del carril. Si se circula en grupo, los ciclistas pueden situarse en posición paralela y en columna de dos, orillándose todo lo posible al extremo derecho y colocándose en hilera en tramos sin visibilidad.

El el caso de que un conductor se encuentre con varios ciclistas circulando por el carril, estos deben ser considerados como un vehículo más de la carretera pudiendo rebasarlos o adelantarlos, siempre y cuando haya visibilidad y se respete el 1, 5 metros de distancia.

 

- Publicidad -

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Indtroduzca su nombre