Marisa Martínez Caba es una mujer con suerte. Al menos, así lo confiesa ella misma. Esta jienense de Úbeda, una almeriense más de adopción ya que lleva casi media vida arraigada en nuestra provincia (desde el año 2000) empezó en el atletismo hace no más de cinco años y ya el pasado se proclamó campeona del circuito provincial de carreras populares.

Desde pequeña se enamoró del deporte. “Era una niña inquieta”, dice, que practicaba baloncesto o carreras campo a través. Pero con los estudios y la vida familiar dejó de lado el deporte. Comenzó a trabajar como enfermera ya en Almería y solo se reenganchó a la actividad deportiva después de un problema cardiovascular. “Gracias a que tuve suerte, me aconsejaron hacer algo de deporte para mantenerme”. Por ello, empezó a acudir a un gimnasio “para tener una vida saludable“.

Junto con su amiga Mónica realizaba entrenamiento personal, cardio y cinta con su monitora, Gema. Marisa tenía entonces 38 años y cada vez se encontraba mejor. Hasta que se animaron a inscribirse en una carrera, la primera edición de la Carrera Popular de la UAL, de 9 kilómetros. “Ella iba mucho más rápido y yo llegué la última o la penúltima. Mi hijo mayor me preguntaba si era consciente de que había llegado la última, pero yo era inmensamente feliz porque había corrido nueve kilómetros“, recuerda Marisa.

Luego llegó otra carrera. Era el día de su cumpleaños y Marisa quiso hacerse ella misma el regalo de participar en una carrera benéfica. En otra, conoció a alguien que le dijo que en su club iban a realizar un calendario benéfico. “Yo soy enfermera y tengo una serie de valores que vienen de fábrica y eso me impactó, lo hicimos y nos integramos en ese club”: el Run 04. “Fuimos un viernes, otro viernes, y vi que cada persona tenía un motivo diferente para iniciarse en la carrera. Todos te daban un consejo, sea cual fuera la edad. Eran gente normal, como nosotras, que no iban a hacer tiempos sino a pasar un rato agradable y evadirse. Eso lo teníamos en común”. Y ahí Marisa se convirtió en runner.

“Después del problema que tuve, como tuve suerte, me dije que con 40 años quería hacer una maratón“. Un objetivo de miras altas cuando apenas llevaba unos meses corriendo. “El día de mi cumpleaños me encontré un regalo: eran un dorsal para la Maratón de Berlín y unas zapatillas. Faltaban solo tres meses para la maratón, pero ahí tenía el hotel y el dorsal”, cuenta. Como era verano, “nadie quería correr conmigo una tirada larga, pero volví a tener suerte y en el club hicieron grupos de ocho personas para acompañarme cada ocho kilómetros en bici, dándome agua. Ahí sufrí como nunca e incluso me planteé no correrla. La planificación fue progresiva, yo solo quería terminarla, y tres semanas después me fui a Berlín y la hice en mucho menos tiempo del que me la había preparado”. Fueron “cuatro horas”, el tiempo del que todos quieren bajar en las maratones.

Marisa se proclamó campeona del circuito de carreras populares en 2018. | Tito Sánchez Núñez/TRI-Sport

Marisa tiene una serie de carreras especiales. Por un lado, el Circuito Provincial de Carreras Populares de la Diputación de Almería. “Me gusta mucho ir por los pueblos y en este circuito tuve mucha suerte y me encontré a mucha gente buena”, comenta la atleta, que afirma ver siempre antes “valores que otra cosa”. “Este circuito se inició con mucho cariño y mucho mimo y es un estilo de vida. Puedes ir a pasar el día en la playa, ver el pueblo y luego te vas a correr una carrera”, explica.

En el circuito es donde más se ha podido ver la increíble progresión de Marisa. “Tú ves que mejoras, pero no es de un día para otro. Soy la mujer de la suerte, porque he tenido muy buenos consejeros y eso hace que te vaya entrando el gusanillo de la competición, que es lo que te hace ganar, pero no a cualquier precio”, comenta. “El año anterior podía haber hecho otra posición, pero entonces primaban otros valores que eran más importantes que ganar o situaciones específicas que moralmente te impedían ganar, pero este año sí que mi objetivo era ganar el circuito“.

Valores como el que le hicieron merecedora del premio Almería Juega Limpio de la Diputación de Almería. “En una carrera, hubo un error humano. Yo iba a ganar una carrera de cinco vueltas pero cuando faltaba una a una chica le hicieron entrar a meta, una vuelta antes, y una vez entró la descalificaron. Yo fui entonces a por ella y para entonces la que venía en tercera posición ya se había puesto en cabeza. Fui a por ella, la tranquilicé y le dije que había que ir a por la primera, lo hicimos y luego le hice ganar la carrera”. Otra carrera especial fue una celebrada contra el cáncer infantil. “Estoy sensibilizada con ese tema y la corrí junto a mi hijo, pero a mitad de carrera le pregunté si le importaba que intentara ganarla. Me dijo que tirase y la gané, y ese premio se lo di a la persona a la que se lo quería dar. No he ganado tantas carreras, pero esa fue una de las más especiales por el motivo”, cuenta. En otra, “una chica se cayó al suelo, y al ser enfermera me salió innato ir a ayudarla y ver si estaba bien”.

En este inicio de 2019, Marisa Martínez Caba ha hecho un pequeño parón en la competición. “Todo tiene su momento y ahora estoy centrada en otros asuntos personales y profesionales”, pero sí tiene el “objetivo de mejorar en la media maratón, en el Europeo Máster de Venecia de septiembre; tengo tiempo para hacer lo que quiero hacer ahora y luego prepararme” para una competición internacional, un ambiente que le “encanta” (ha estado ya en Europeos en ruta y pista) ya que “solo ver ese ambiente y ver a los mejores atletas máster te hace disfrutar mucho”.

La atleta almeriense, en el Parque de las Familias. | Tito Sánchez Núñez/TRI-Sport

Este 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer. “A lo largo de la historia la mujer ha ido evolucionando. Ha habido millones de mujeres que han hecho historia y no las conocemos. Seguimos teniendo un papel innato como madres y cuidadoras, es un papel que nos han adjudicado y no al hombre, pero cada vez somos más iguales”.

En términos deportivos, “podemos competir en las mismas distancias y ahora se lleva mucho el deporte, pero no solo el correr, también el senderismo o pasear. La gente joven ve que a las que somos más maduritas se nos ve mejor que antiguamente; por suerte somos cada vez más egoístas y yo aparte de mi parcela como madre y mujer tengo mi hobby y dedico mi tiempo como quiero“.

Todo ello lleva a que “las mujeres estamos empezando a hacer deporte antes, cada vez hay más inscripciones de mujeres jóvenes en las carreras populares y tenemos que seguir mejorando como lo estamos haciendo. Siempre hemos podido hacerlo igual que los hombres, pero sí que la condición física es diferente porque es biología; pasa igual con la salud”. Y de salud, como de valores, carreras y, también de ser afortunada, Marisa sabe mucho.

 

- Publicidad -

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Indtroduzca su nombre