Recuerdo perfectamente cómo me enteré. Íbamos camino de Valencia para correr la maratón que tendría lugar al día siguiente. Yo conducía. Sonaba la música en el coche, y mi amigo Emilio Baeza que iba de copiloto exclamó: “Uff. Ha muerto un ciclista en La Desértica”. El coche quedó mudo. A los cuatro que íbamos se nos vino a la cabeza algún amigo que había tomado la salida. Conforme trascurrió la mañana vimos que ese deportista no era uno de los nuestros, sin embargo, el drama para esa familia, los amigos de esa persona que, como nosotros, había preparado durante meses la prueba y se disponía a disfrutar “sufriendo”, justo como lo íbamos a hacer nosotros en Valencia.

 ¿Por qué sucede la muerte súbita?

Se denomina muerte súbita a aquella que sucede antes de que transcurran entre una y dos horas desde el inicio de la sintomatología y en individuos sin patologías previas, es decir, en personas sanas.

Lamentablemente, durante el transcurso de la temporada deportiva, son varios los casos de muerte súbita que se conocen, ya sean en deportistas profesionales o amateur. Entre los más conocidos, Antonio Puerta o Dani Jarque, ambos fallecidos.

No se conocen estadísticas oficiales que recojan de una manera fiable la incidencia de este problema. Se estima que puede ocurrir en uno de cada 200.000 deportistas. Es más frecuente en varones que en mujeres y en deportistas jóvenes menores de 35 años que los más veteranos.

Se pueden considerar tres tipos de patologías:

  • Lesiones cardíacas: Entre los pacientes más jóvenes, la principal causa es una anomalía congénita que haya pasado desapercibida. Entre las más frecuentes se encuentran la miocardiopatía hipertrófica (engrosamiento anómalo del miocardio que provoca un descenso en la capacidad de llenado de los ventrículos); malformaciones de las cavidades cardíacas que provocan arritmias, anomalías congénitas en la disposición y estructura del árbol coronario. Las lesiones de las válvulas cardíacas son menos frecuentes pero no por ello menos graves. Entre los pacientes más veteranos la etiología más frecuente es el infarto agudo de miocardio o el aneurisma de aorta (dilatación anómala de las paredes de esta arteria).
  • Lesiones no cardíacas: El consumo de fármacos para aumentar el rendimiento deportivo como los anabolizantes o el de drogas como cocaína.
  • Otras: Hay casos en los que no se llega a conocer el motivo real por el que se ha producido este episodio.

 

¿Se puede prevenir la muerte súbita?

La Visita de NO contraindicación o control médico-deportivo previo a la participación deportiva, es una de las actividades habituales dentro del campo de la Medicina Deportiva.

En esta visita se pretende determinar el estado de salud del deportista y en caso de presentar alguna patología proteger y tratar.

Cuando se va iniciar la práctica deportiva por cualquier razón, ocio, prescripción médica, competición, es necesario realizar una serie de pruebas que nos orienten si estamos en condiciones de realizar actividad física, qué tenemos que corregir, tipo de ejercicio a realizar, cantidad e intensidad del mismo, etc.

 

Estructura del reconocimiento médico-deportivo

El reconocimiento médico previo a la práctica deportiva pretende:

  • Detectar cualquier proceso que contraindique la práctica de una actividad física (enfermedades cardiacas, procesos infecciosos, etc.). Identificar condiciones que disminuyan la seguridad.
  • Descartar cualquier proceso que sea susceptible de empeorar con la práctica deportiva (alteraciones en los ejes de los miembros, alteraciones de la columna, ciertos procesos cardíacos, etc.).
  • Prevenir lesiones.
  • Evaluar la condición física del individuo con la finalidad de aconsejarle la intensidad, duración y frecuencia adecuada en su práctica deportiva. Facilitar la elección del deporte más adecuado.

Se debe realizar cada dos años para los niños, anual para los adultos y seis meses antes de una competición en deportistas de élite. Reevaluar de forma periódica o si cambia el nivel de competición.

El  reconocimiento médico-deportivo comprende:

  • Historia clínica: se lleva a cabo mediante un amplio cuestionario que debe cumplimentarse antes del reconocimiento. Se realiza para tratar de conocer posibles enfermedades de transmisión genética o factores de riesgo transmisibles, así como todos los procesos que han afectado al individuo desde su nacimiento (enfermedades comunes, antecedentes quirúrgicos, lesiones previas, uso de medicación etc.).
  • Cineantropometría: Nos permite conocer la composición corporal y el porcentaje de tejido graso, muscular y óseo, y aconsejar que modificaciones debe realizar para conseguir un mayor rendimiento en el deporte que practique.
  • Exploración general: Mediante la exploración de la agudeza visual, oídos y estomatología básica, todo ello para disminuir la incidencia de cualquier alteración de estos órganos en el rendimiento deportivo.
  • Exploración del sistema cardiovascular: Mediante auscultación cardiaca y pulmonar, toma de presión arterial y electrocardiograma de reposo. Hay que investigar pérdidas de conocimiento durante o después del ejercicio, mareos, dolor torácico, palpitaciones, fatiga precoz etc.
  • Exploración del aparato respiratorio: Mediante auscultación y espirometría si se precisa. Hay que investigar síntomas de asma, tos durante el ejercicio y obstrucción nasal. Recordar que existe un tipo de asma desencadenada por el ejercicio y/o frío.

 

Otras medidas útiles en la lucha contra la muerte súbita

Una de las medidas más aplaudidas porque salvan vidas es la presencia del desfibrilador en los campos de fútbol, instalaciones deportivas o competiciones.  En un aparato de muy fácil uso, que prácticamente puede usar cualquier persona ya que es el mismo aparato el que guía al usuario los pasos a seguir. Solo se activa en el caso de que el corazón del paciente se encuentre parado y no provoca la descarga eléctrica en los pacientes inconscientes pero con latido cardíaco presente.

Es recomendable la presencia de desfibriladores en gimnasios, clubes deportivos y asociaciones, porque pueden salvar vidas.

Con la estadística en la mano, desgraciadamente volveremos a asistir a algún caso de muerte súbita. En la maratón de Valencia, 18 corredores acabaron en el hospital por diferentes motivos, ninguno grave. Ojalá los deportistas nos concienciemos de lo importante que es la prevención y las cifras de fallecidos se conviertan en anécdota. Mi pésame para la familia y amigos del fallecido.

- Publicidad -

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Indtroduzca su nombre