Jairo Ruíz, un año después de Río

0
363

 

1:03:14. 37 segundos por detrás de Martin Schultz y solo 9 peor que Stefan Daniel, que le arrebataba la plata en el tramo final a pie. Había sido bronce poco antes en el Campeonato del Mundo de Róterdam (Países Bajos) y ese 10 de septiembre de 2016 se colgaba otro bronce al cuello, en este caso en Río de Janeiro (Brasil). Jairo Ruiz, un triatleta almeriense, hacía historia al conseguir la primera medalla para el triatlón español en unos Juegos.

La playa de Copacabana fue testigo del hito del almeriense, a quien le falta un brazo, el izquierdo, desde su nacimiento. El triatlón se estrenaba en la competición olímpica en Río y Jairo entró en la historia del deporte español con este logro. Fue la carrera que siempre había soñado, como él mismo reconocía tras cruzar la línea de meta y saberse ganador de ese bronce.

“Los recuerdos que tengo son impresionantes, me emocioné muchísimo porque luché mucho para llegar allí y además el resultado fue magnífico”

Hoy, un año después de esa gesta, compite este fin de semana en Valencia en el Campeonato de España, para el cual parte como el máximo favorito a pesar de que una lesión le ha impedido entrenar al cien por cien durante prácticamente toda la temporada, justo antes de marcharse de nuevo a los Países Bajos, de nuevo a Róterdam, donde espera repetir también el podio de hace un año en el Campeonato del Mundo.

Comenzó practicando natación adaptada en Almería, pero con el paso de los años fue evolucionando hacia el triatlón. Hoy en día, compite bajo el escudo del Atlético de Madrid, en su sección de triatlón, y también defiende los colores de la selección española de paratriatlón. En el mes de agosto se dejó ver por Almería, donde ha continuado con su preparación, de manera individual pero siempre siguiendo las directrices marcadas por su entrenador, y concedió una única entrevista, en exclusiva para TRI-Sport.

“Los recuerdos que tengo son impresionantes, me emocioné muchísimo porque luché mucho para llegar allí y además el resultado fue magnífico”, , comentaba en esta entrevista Jairo, para quien “es increíble que mi medalla fuera la primera y la única que se consiguió”.

Jairo no se conforma con el bronce de Río 2016 y en su cabeza está estar en Tokio 2020. “Aún queda muchísimo y no sabemos ni las categorías ni las plazas que habrá, pero lógicamente la idea es clasificarnos y hacer un buen papel, pero para eso antes hay que hacer una buena participación en los Campeonatos de Europa y del Mundo, que son las que más puntúan, y correr regularmente las Series Mundiales con resultados estables para tener un colchón de puntos suficiente”, explicaba el triatleta almeriense.

Jairo Ruiz durante la entrevista, un grande tanto fuera como dentro de la competición

Una medalla de bronce en unos Juegos Paralímpicos “tampoco cambia demasiado tu vida”, decía, “salvo que sí que es cierto que cada vez que vas a una prueba internacional, en la presentación de la carrera se te presenta como medalla de bronce en los Juegos Paralímpicos y es muy bonito de vivir, ver a toda la gente que se vuelve loca y empieza a aplaudir al escuchar esa presentación”. Para Jairo, “que en momentos de tensión la gente te reconozca de esa manera es muy bonito y te aporta una serie de emociones que no puedes vivir sin la posibilidad de conseguir una medalla”.

Una medalla que significa mucho más en el escalafón olímpico que en un Campeonato del Mundo, “porque los Juegos son cada cuatro años y en ellos se limita mucho las opciones de participación y la clasificación es mucho más compleja que para un Mundial”, añadía.

Imágenes durante su entrenamiento estos días en la provincia

Este mes de agosto en Almería Jairo seguía entrenando. “La gente me preguntaba si estoy de vacaciones, porque por desgracia no puedo venir mucho. Por mala suerte he estado lesionado la primera parte de la temporada y eso también cansa mucho en el aspecto psicológico. A todos los componentes de la Residencia Blume nos han dado unos días para que vayamos a casa a despejar la mente, pero todos seguimos trabajando en nuestra preparación de manera habitual, como si estuviéramos allí, con horarios por nuestra cuenta pero cumpliendo con las sesiones que nos marcan los entrenadores”. Las vacaciones llegarán “en octubre, cuando acabe el Mundial”.

En Almería, “al ser un verano especialmente caluroso, tampoco he tenido un abanico de horarios muy amplio, ya que en las horas centrales del día hacía mucho calor y no se puede hacer ejercicio de alta intensidad, no es recomendable”. Por eso, “he madrugado lo máximo posible, a pesar de que no me gusta demasiado, pero lo haces sin más remedio, para así quitarte la parte más fuerte que para mí es la carrera a pie”. Con la bici, “me da más igual que haga calor” y la natación “a cualquier hora la puedes hacer”. “No te puedes saltar ni un metro de la preparación, pero no tienes la presión de un entrenador detrás para ver los tiempos, ni tienes a los compañeros, que son de mucho nivel, y si tienes un día malo y no puedes seguirles el ritmo lo pasas realmente mal”, ampliaba.

La lesión que le ha mantenido mermado la primera parte de la temporada se la produjo en la parte final de la pasada. El Triatlón de Cabo de Gata, la última prueba en la que participó en 2016, la acabó prácticamente andando y las pruebas posteriores confirmarlos los peores presagios en su rodilla.

EL CAMPEONATO DE ESPAÑA SERÁ una prueba de fuego para ver cómo está la rodilla

El triatleta Jair Ruiz competirá este fin de semana en Valencia en el Campeonato de España

Casi ocho meses sin poder correr a pie, si bien en bicicleta no tuvo molestias y la natación la realizaba sin problema alguno. “A los cuatro meses intenté probar pero en la primera sesión que hice con un poco más de intensidad me volvió a molestar y tuvimos que parar de nuevo”, comentaba, aunque “al poder hacer dos de las tres disciplinas más la carga que llevas de antes, te permite tener una carga aeróbica buena, sin la técnica de carrera, pero el cuerpo ha reaccionado bien y aunque he ido a un ritmo más lento he ido evolucionando muy rápido y no estoy tan mal como pensaba”.

Este fin de semana, Jairo Ruiz afronta el Campeonato de España, “una prueba de fuego para ver cómo está la rodilla” y en el que “aún parto como favorito”. Después, rumbo a los Países Bajos, donde el objetivo “es hacer podio como el año pasado; sé que todo el mundo está fuerte y yo no he podido entrenar como me hubiera gustado, pero hay que ser ambicioso”.

- Publicidad -

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Indtroduzca su nombre