Como deportistas que nos movemos en el mundo de los deportes de resistencia, tenemos la posibilidad de conocer a diferentes perfiles de personas. Me encantaría saber con cuál de ellos te identificas tú. No pretendo herir los sentimientos de nadie y si lees el artículo hasta el final comprenderás lo que quiero decir.

Todos tenemos ese/a amigo/a Positivo/a en el grupo de corredores de nuestro club de ciclismo o en la grupeta con la que organizamos las salidas los fines de semana, que siempre llega feliz a cada entrenamiento. Para el/la que cada día es un día maravilloso, y que no le preocupa que haga viento, frío o calor. Tampoco le preocupa el ritmo o el estado de forma. Simplemente disfruta de cada ejercicio y tiene un condicionamiento positivo continuo.

Y que decir del/la Quejica, que cada día nos cuenta una nueva molestia: hoy me duele aquí, mañana me duele allí, “es que estos días no he podido entrenar suficiente”, “es que se me rompió el garmín”, “es que salís muy tarde, es que vais muy fuerte, es que vais muy flojo”, es que… es que… y es que… así una larga lista de esqueísmo y falta de confianza en uno mismo.

Seguro que en alguna ocasión os habéis encontrado con ese otro que le cuesta respirar, que no tiene fuerzas para vivir, y que, si puede, se irá quedando detrás a cada momento. A este último no lo subestiméis, sí puede y con un dorsal puesto, o en un entrenamiento de grupo, a falta de unos minutos o metros del final apretará, cambiará el ritmo, y hará todo lo posible para quedar por delante de ti… Yo lo llamo el vago de los esprines, que para mostrar que no es el eslabón débil, intentará ganar o hacerte ver que es más fuerte.

Por otra parte, tenemos también a ese/a otro/a amigo/a, Negativo/a, mustio, triste y amargado, esa persona que siempre llega cabreado/a, que tiene la cara triste, arrugada y con forma de pasa para la que ningún día es bueno, que o hace frío o hace mucho calor o hace demasiado viento o le molesta la uña del pie del dedo gordo izquierdo o tiene mil y una excusas con las que te puede salir al verlo por la mañana. Que si es que la política, que ayer perdió su equipo, que hoy estoy cansado o que no ha dormido bien, tiene para todos y está deseando llevarte a su terreno de agonía, tinieblas, negatividad y oscuridad en el que lo positivo, el bien y las buenas personas no forman parte de su lista.

Hasta ahora los cuatro perfiles que hemos visto pueden tener más o menos afiliados, nos podemos identificar con ellos de una u otra manera y es que ser positivo, negativo, quejica o vago no nos hará mejorar ni empeorar nuestro estado físico, pero si esto lo combinamos con otros atributos que vamos a ver, puede ser un cóctel radical y que nos lleve camino a la lesión tarde o temprano.

Creedme cuando os digo que no pretendo criticar a nadie, solo quiero que mientras leéis hagáis examen de conciencia y os imaginéis vuestro perfil ideal. Vamos a por el análisis final.

Para mí este es el peor de todos, el/la Prepotente. Con él/ella, es imposible mantener una conversación superior a los cinco minutos sin que te nombre alguno de sus atributos: yo he hecho esto, ayer gané lo otro, soy más fuerte que aquel, sin duda ganaré al otro, mi tiempo es de tal o cual… Si algo le sale mal, la culpa se la echará a otro/a sin dudar lo más mínimo. La prepotencia se puede confundir con el amor propio o la confianza en uno mismo, pero cuando no se pisa a nadie ni se pretende estar siempre arriba. Debemos de lidiar bien con este perfil, ya que se considera destructivo, suele ser un macho o hembra “alfa” y quiere destacar o liderar en la manada, dejar claro quién es quien manda; le incomoda enormemente verse o juntarse con otros como él donde su excelencia y sus grandísimas cualidades no resalten lo suficiente; solo compite para ganar, pisando a otros si fuese necesario, si puede te dejará hundido en la miseria y aprovechará cualquier molestia o error que cometas para aprovecharlo en su beneficio. Normalmente no es emocional ni empático, es frío y arrogante; si puede evitar el saludo de personas que no le suman o adoran su nivel lo hará, sin importarle lo más mínimo; es falso en muchas de las caras que les muestra a los que no le caen bien, que por coincidencia suelen ser muchos; es de difícil agrado para muchas personas y suele tener fans o personas que le adoran la píldora constantemente.

También tenemos dos perfiles que van de la mano y pueden confundirte. En ocasiones me he visto influenciado por ambos y son difíciles de evitar en ciertos momentos de nuestra etapa deportiva; nos cuesta mucho mantener una coherencia y salir de esa burbuja en la que nos encontramos muchas veces: el/la Flipado/a y el/la Motivado/a. Todos tenemos ese amigo o persona que lleva cuatro días haciendo deporte y ya quiere comerse el mundo, quiere saltarse los peldaños básicos del aprendizaje y la base deportiva en cualquiera de las disciplinas que practique. Muchas veces lo llamo el efecto trending topic y es que las redes sociales han hecho mucho daño en esto del deporte. No se puede saltar a una maratón y una ultra distancia sin ni siquiera haber gastado tus primeros pares de zapatillas, eso es algo antinatural, lo mires por donde lo mires. Estos dos perfiles, son altamente adictivos y es fácil caer en ese estado de ánimo de creación de serotonina, adrenalina, felicidad, emoción y otras reacciones que tanto gustan a nuestro cerebro. Cuidado, a lo mejor tú ya has caído y no lo sabes.

El/La Ambicioso/a. Generalmente, busca hacerlo todo, ganarlo todo y acumular la mayor cantidad de trofeos en su casa; suele estar en un nivel de forma medio-alto y siempre quiere más; mejor ritmo, mayor distancia, más velocidad, y un largo sin fin de mejoras continuas en su estado físico. También es el de los materiales, que emplea cada vez con más frecuencia en su disciplina deportiva; es inconformista por naturaleza y suele ser muy perfeccionista: todo lo lleva a un pequeño o gran estado de obsesión, en función de la profundidad de su perfil critico o analítico. Suele ser muy esquemático, y si el entrenador le puso que tenía que hacer 80 kilómetros esta semana y 120 kilómetros de bici, no dudará en salir un domingo a las 22:00 a completar esos últimos 15 km que le faltaron, se vuelve esclavo de su Strava. Este perfil tiene su público, no es ni bueno, ni malo, ni es mejor ni es peor, es simplemente algo especial. Juzguen, busquen, y analicen donde o quien se acerca a este perfil tan peculiar.

Por fin hemos llegado a mi preferido. El deportista Fantástico/a. Este último es especial, puede caer mejor o peor, pero tiene múltiples caras, suele ser buena persona, fantástico, como la palabra indica, y es que hay una virtud que debería de tener todo el mundo y es la capacidad de transmitir una actitud positiva a los demás. Si a eso le sumamos hacer las cosas bien, tenemos los ingredientes perfectos para cocinar nuestra mejor versión. Que cada uno visualice lo que se necesita para ser bueno en una disciplina deportiva. Lo primero de todo, aprende a ser humilde y positivo, aprende a ver lo bueno y lo malo de cada entrenamiento o de cada planificación hacia un objetivo, estudia y analiza cómo puedes ser la mejor versión de ti mismo, ya que este es tu cuerpo y en el tendrás que vivir el resto de tu vida, sé empático con los demás, y disfruta de cada entrenamiento, disfruta de cada momento del día y lo que hagas hazlo siempre disfrutando el momento presente, ese momento que jamás volverá y que en muchas ocasiones no apreciamos. Cuando empieces en un deporte, hazlo con cabeza y coherencia, no busques hacer una gran marca el primer día y trabaja los tres pilares básicos, que son la alimentación, el entrenamiento, y el descanso. Planifica cada uno de estos pilares y adminístralos con lo que ya haces en tu casa, con tu familia y amigos. Esto será esencial y la tarea más importante que deberás de tener en cuenta. Es la mejor manera de ser un deportista fantástico, todos podemos llegar a serlo y si lo deseas te va a encantar este proceso de mejora y ese camino hacia tu mejor versión.

En Comunidad Vidasana te ayudaremos a conseguir Tu Mejor Versión

Pronto profundizaremos más sobre los atributos de este maravilloso perfil y todo lo que se puede conseguir cuando formamos parte de él. Estoy seguro de que se os ocurren muchísimos más, os animo e invito a que nos comentéis y digáis con cuál de ellos os sentís más identificados o si tenéis ese otro perfil que conozcáis o veáis muy a menudo en una carrera o grupo de corredores, ciclistas, o triatletas.

Si buscas resultados diferentes, tendrás que hacer cosas diferentes. Pasión sin acción, pura ilusión.

¿Y tú que perfil tienes?

Imagen: Comunidad Vidasana

- Publicidad -

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Indtroduzca su nombre