Correr entre el tráfico

5.931 ciclistas estuvieron implicados en accidentes en España durante el año 2016. En total, fallecieron 67 corredores en el asfalto a causa de atropellos o colisiones con otros vehículos

0
448

Bajo la atenta mirada de los pájaros de metal, los caballos de asfalto cogen velocidad. Entre pitidos, frenazos y rugidos de motor avanzan dejando humo tras de sí. Muchos de sus conductores llevan ambas manos al volante, otros comparten la conducción con otros quehaceres. Entre ellos se cruzan figuras veloces de colores llamativos. Algunas camuflan el tráfico con canciones. Otras, sobre dos ruedas, disimulan el sudor frío cada vez que escuchan un motor aproximarse.

En 2016 perdieron la vida en España un total de 67 ciclistas, el colectivo más vulnerable, según la Dirección General de Tráfico (DGT) junto con peatones y motoristas. A pesar de que el riesgo de caída o accidente durante esta práctica deportiva es solo de un 10% y las lesiones producidas por estos accidentes no suelen ser de carácter grave- los deportistas retoman la actividad deportiva en menos de diez días- son muchas las campañas y noticias que fomentan el respeto por los corredores en carretera.

Codo, muñeca o clavícula son las articulaciones más dañadas cuando se sufre una caída o golpe en el asfalto. Las piernas se lesionan un 35% de las caídas, siendo la rodilla la que más sufre. También están los traumatismos craneoencefálicos con o sin pérdida de conocimiento seguida de los traumatismos torácicos y abdominales además del fallecimiento, caso que parecía haberse reducido con la obligación del uso del casco y que vuelve a ser protagonista de las últimas noticias vinculadas al ciclismo en España.

Almería sufrió 713 accidentes de tráfico en vías urbanas e interurbanas durante el año 2016 en las que fallecieron 40 personas, el 75% de las cuáles en carreteras nacionales o caminos rurales. En España fueron 5.931 los ciclistas involucrados en accidentes en vías urbanas y 2.311 en vías interurbanas.

Campañas de concienciación como «Hazte Ver», llevada a cabo por el Ministerio de Interior, a través de la DGT y con la colaboración de Repsol en 2017 y en la que participaban los campeones del mundo de motociclismo, Marc Márquez, Dani Pedrosa y Toni Bou, buscan prevenir los accidentes de ciclistas en las carreteras a través del respeto en la carretera y la necesidad de que los corredores vistan con prendas deportivas que les permitan ser reconocibles.

En Andalucía, al igual que otras muchas comunidades del territorio español, nacen nuevos deportistas cada año. Desde 2013 el número de ciclistas y corredores de asfalto que trotan por nuestras carreteras es cada vez mayor, de hecho, según el último anuario de estadísticas deportivas elaborado por el MECD un 45,7% de los andaluces salían a correr al menos una vez a la semana en 2015.  

Los atletas y corredores también son un colectivo vulnerable. Muchos, con el tráfico y la polución existente durante la semana y ante la imposibilidad de salir a correr por otras zonas, deciden volverse nocturnos y trotar con la caída del sol. Otros, tras varios sustos, se han olvidado del aire libre para correr frente a un espejo en el gimnasio.

Según la Dirección General de Tráfico, los corredores, o ‘runners’, son, a todos los efectos, peatones, ya corran por la ciudad o por carretera. Según un estudio de 2015 de RACE y Goodyear, cada año se producen unos 11.000 atropellos (el 93% en ciudad), unos 27 diarios. De ellos, según datos de la DGT, 367 murieron (tanto en vía urbana como interurbana) en 2015.

Si se corre por carretera, la fórmula debe ser situarse en el arcén del sentido contrario a la circulación para ver siempre a los coches de frente, procurando ir siempre pegado a la izquierda y llevando ropas o elementos reflectantes para ser más visibles. Si se circulara por la derecha, los vehículos se acercarían por detrás, lo que supondría una dificultad para percibir el riesgo a tiempo y tomar las medidas necesarias para evitarlo.

En ciudad, como peatón que es, quien corre como deporte debe circular por la acera, procurando no molestar a otros peatones. Hay deportistas que dicen preferir correr por la calzada –en torno al 60% según datos de la guía «Correr entre coches. Guía para el runner peatón y el automovilista responsable». Todos ellos corren un riesgo que es posible mitigar a través de una serie de sencillas prácticas como modular el volumen de la música, emplear ropa reflectante o planear la ruta antes de salir de casa. El otro riesgo, ese que no está en su mano, está en manos de los caballos del asfalto y sus conductores, preocupados en llegar pero no en el cómo.

Infografía elaborada por la DGT y perteneciente a una campaña de concienciación.

 

 

 

 

 

- Publicidad -

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Indtroduzca su nombre