Consejos bajo el agua

0
987

 La natación forma parte imprescindible del triatlón, por eso conviene saber todos los secretos y trucos de uno de los deportes más completos que existen para obtener buenos resultados

Brazadas a tiempo, respiración y un buen control del cuerpo. Nadar en aguas abiertas suele ser uno de los retos más difíciles para los triatletas y es que a pesar de el entrenamiento no suele ser lineal, los deportistas deben estar más que preparados para cualquier imprevisto. La natación también esconde secretos que son importantes conocer antes de lanzarse al agua. ¿Quieres saberlos?

Durante el entrenamiento

Dentro de los recursos de los que cada deportista disponga es importante que el entrenamiento no sea siempre de la misma manera y forma al igual que es relevante que no se nade continuamente en aguas abiertas. Asimismo, a pesar de que hagamos otro tipo de ejercicios durante la preparación, el tiempo que dediquemos en el agua no debe ser menor del 50% de los entrenos. 

No es un tema baladí el calentamiento, nunca hay que quitarlos o hacerlos más cortos por falta de tiempo. Tampoco hay que prescindir del entrenamiento psicológico o mental. Cuando entrenamos fuerte pensando que cuantos más metros mejor o creyendo que mejorando la fuerza física nos hará mejores solo estamos forzando nuestro cuerpo. La motivación es importante pero también lo es el autocontrol: el elemento más importante de un entrenamiento es la coherencia.

Durante la carrera 

Al igual que en el calentamiento la parte psicológica juega un papel importante, antes de comenzar la carrera debemos tener muy claro que la parte de natación no es solo un trámite y ponerle ganas. Sabemos que los nervios pueden jugar malas pasadas, por eso no te lances al gua sin haber probado antes tu neopreno o gafas. Si ves que no son correctos, no dudes en cambiarlos por otros.

Tampoco olvides el calentamiento ni comiences a nadar delante de un triatleta más lento que tú porque puede dar una falsa sensación de ventaja. Respira cada tres brazadas (no más) y no sueltes todo el aire dentro del agua.

El respeto por el resto de competidores tampoco puede quedar atrás y hay que controlar los movimientos evitando dar manotazos a los pies del nadador que va delante. Además, si el mar está picado no nades como sueles nadar en los entrenamientos de la piscina porque puede llevarte por mal puerto; harás un esfuerzo en vano.

Imagen: El Último Triatleta. 

- Publicidad -

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Indtroduzca su nombre