Motivación vs realidad: dos caras de la misma moneda

Cuando hablamos de “motivación” en muchísimas ocasiones se nos olvida dónde está la ficción y donde la realidad

En la Comunidad Vidasana ayudamos a los corredores a ser mejores deportistas. Y esto lo conseguimos a través de motivación, la constancia, el trabajo eficiente, los consejos y trucos que nos ayuden a entrenar de forma coherente y motivada. También tenemos un club deportivo en el cual compartimos lo que más nos gusta, el deporte y entrenamiento al aire libre.

Volviendo al artículo… cuando hablamos de “motivación” en muchísimas ocasiones se nos olvida dónde está la ficción y donde la realidad. Y cuando hablo de ficción me refiero a momentos donde, de la noche a la mañana, algunos desean correr carreras con distancias y desniveles astronómicos, llevando apenas unos cientos de kilómetros en las piernas. Les envuelve la farándula que se crea en muchísimas ocasiones por los anuncios confusos y el ansia de conseguir inscritos a las carreras sin una base previa o unos currículos deportivos de las personas que se apuntan.

Que no quiero decir que no puedan hacerlo. Más bien intento decir que hay más opciones de lesionarte por el camino y no conseguir nada, que de hacerlo en buenas condiciones porque como hemos dicho en otras ocasiones “a las carreras debemos de ir entrenaos” .

Pero ¿qué es la motivación? ¿Qué nos atrapa de los deportes de resistencia que nos hace ser cada día más osados y más temerosos ante las carreras que se nos ofertan? Porque no se disfruta del camino con una evolución lógica de al menos 10 carreras de 10 kilómetros o un año disfrutando de esta distancia y luego lo mismo en las sucesivas, 21, 42 o más.

¿Qué nos lleva a realizar pruebas más duras?

Acaso nos ataca el ego, y el «yo puedo con eso» y mucho más siendo este influenciado por todo este mundo de globalización que se ha instaurado en los últimos años. No tengo respuesta para esta pregunta, ojalá la tuviese, pero no la tengo. Aún así, seguiré trabajando en el maravilloso camino que hay entre ambos pensamientos, porque recordemos este post. Habla de la motivación vs realidad.

Y ahora la cosa se complica aún más. La realidad tuya, sí, tuya, de la persona que lee esto, no es la misma que la mía, el que escribe estas palabras. Cada día cientos, miles de pensamientos pasan por mi cabeza y a la vez unos muy distintos a los míos pasan por la tuya, y esto mismo ocurre en la mente de cada deportista de una forma totalmente diferente.

Recuerda la próxima vez que estés frente a otros deportistas en una línea de salida de esa gran carrera que deseabas hacer con tanta fuerza, piensa en todo lo que has hecho antes de llegar ahí. A ese instante, a esos 10 segundos de cuenta atrás, entonces sabrás de una forma sincera, cuál es tu realidad, si lo hiciste bien, si lo hiciste lo mejor que podías bajo tus circunstancias, si hiciste todo de una forma coherente y realista, o si simplemente te pudo la motivación, el ego y las ansias del yo puedo y voy a hacerlo.

Mírate al espejo y di alto y claro «yo soy lo que quiero ser». Justo en este momento, y trabajo cada día en “ser la Mejor Versión de mí mismo”.

Ahora levántate, deja el móvil si estás leyendo este artículo y sal ahí fuera a entrenar un poco. Y si estás trabajando ya sabes…

La motivación y la realidad son todo lo que tú quieras que sean.

Imagen: María Palma Martos/TRI-Sport

- Publicidad -

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Indtroduzca su nombre