La mujer ha ido ganando poco a poco terreno en el mundo del triatlón, el atletismo, la natación y el ciclismo. Cada vez hay más presencia de ellas en las distintas pruebas que se celebran por todo el mundo y cada vez el nivel es mayor. Que las participantes sean más alimenta la competitividad y la lucha por destacar, en definitiva, ayuda a que sean mejores. Pero sobre todo potencia la integración de la mujer en una serie de deportes todavía dominados por el hombre en cuanto a número de inscritos.

Muchas entrenan en grupos en los que ellos son mayoría; otras prefieren ir por libre y las hay que crean grupos exclusivamente de chicas. Pero lo que sí es cierto es que cada vez vemos más mujeres sobre una bicicleta por las carreteras comarcales o nacionales, más mujeres enfundándose el gorro y las gafas para arrojarse al agua, más mujeres que salen a la calle a correr y copan las carreras populares. Todavía queda por hacer, pero el camino ya ha empezado a andarse.

Participantes femeninas se disponen a tomar la salida en un triatlón en Pulpí.

Y ahí están ellas. Mujeres que, como también ellos, tienen sus trabajos, quehaceres diarios, parejas, hijos/as, una vida, y que sacrifican horas de sueño por las mañanas o de descanso los mediodías o al salir del trabajo para sacar tiempo de donde no hay para correr diez kilómetros, nadar cientos de metros o andar un par de horas en bicicleta.

Las Pitas Cycling Girls, primer grupo ciclista femenino de la provincia de Almería. | TRI-Sport/Foto-Deporte

Ahí están Ester Palenzuela, siempre asomando por los primeros puestos de todas las pruebas en las que participa, como también Marimi García; Paqui López Domene, campeona de Andalucía +35; Emilia Paunica, que acaba de batir otro récord de España y sumar nuevos títulos nacionales a su palmarés; Esther Garvi, la incansable y muchas veces solitaria entre carreras masculinas de ciclismo de montaña, algunas veces acompañada por Janika Loiv, otra figura destacada en las dos ruedas; atletas veteranas como JoAnne Barfoot o Paqui Villegas que siguen sumando podios; las todoterreno como Beatriz Rubio; las que vienen cada año a Almería para repetir victoria como Sylvia Gehnböck; o las que no suben al podio pero son campeonas en crear equipo, como Almudena Ferrer.

Podio femenino de las carreras de montaña de 2017, con Beatriz Rubio como campeona. | Diputación Provincial de Almería
Raquel Moreno. | Atletas de Almería

Y ahí están también, pisando fuerte desde atrás, las jóvenes promesas de estos deportes. Están las hermanas del atletismo, Raquel Moreno y Alba Moreno, y las de la natación, Laura López y Lucía López. También Carmen García Godino. Todas ellas, cosechando ya grandes marcas a nivel regional y nacional, formando parte incluso de selecciones españolas. Todas ellas pueden ser las caras más visibles a nivel mediático, pero el triunfo es de todas las mujeres que siguen esprintando, trabajando, luchando y sacrificándose en esta carrera de fondo por la integración total en el deporte.

Imagen principal: Tito Sánchez Núñez/TRI-Sport

 

- Publicidad -

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Indtroduzca su nombre