Es la ciclista de moda, la que más anda ahora mismo, dicen los que saben de ciclismo, en el pelotón almeriense. Beatriz Vargas acaba de proclamarse vencedora en la Marcha Ciclodeportiva de la Comarca de Níjar organizada por SDomínguez Producciones y a lo largo del año ha sumado varios podios más que le hacen merecedora de ese reconocimiento en el mundo ciclista provincial.

Sobre dos ruedas desde 2003, primero con una bicicleta de montaña y desde 2011 en una de carretera, disfruta de lo que hace y para ella esa es la clave de ese éxito. “Tiene que gustarte mucho, porque si no es muy difícil ser constante. Esto es una afición, somos aficionados y para nosotros el atractivo que tiene es ese enganche que lleva a que hagas todo lo que puedas en tu vida personal y sacrificar y quitar caprichos de lo cotidiano para practicar ciclismo”.

De eso, de sacrificios, sabe mucho Beatriz Vargas. Profesora de spinning en sus inicios, de donde le vino la afición a la bicicleta, ahora trabaja como fisioterapeuta en el Hospital Mediterráneo de la capital almeriense. Con dos hijos, entre semana apenas le queda tiempo para salir a rodar y trata de buscar hueco a primera hora de la mañana o bien aprovechar el rodillo en casa. Es en fines de semana alternos cuando tiene más tiempo para coger la bicicleta y sumar horas y kilómetros, exprimir las horas. También la ayuda de los abuelos es importante.

Rutas por la costa, hacia San José o el Mirador de la Amatista, o bien hacia el interior, son sus preferidas en esos días de liberación sobre la bicicleta. “La subida a Alhama es espectacular. Que en Enix te puedas meter en montaña y dejarte caer por esa carretera y esas vistas es un espectáculo”. En el Poniente destaca, sobre todo, “la subida a Berja y al mirador de Vícar”.

La ciclista almeriense, durante una de las pruebas en las que ha participado este año.

Una vez se enfunda el maillot del Club Ciclista Femenino La Amatista, bajo cuyas siglas corre desde esta temporada, se siente “independiente”. “Si mi círculo cercano me ve feliz, entregada y entusiasmada, se preguntan qué tiene el ciclismo que engancha tanto. Un día puedo salir contigo por el carril bici, tranquila, y te sientes independiente, disfrutas con la gente y el rato social que conlleva”, explica.

“Al principio puede haber un poco de miedo y respeto a lo desconocido, pero luego tienes ese afán de superación y te generas sensación de felicidad. Solo necesitas una bicicleta e irte a la calle a rodar y antes de darte cuenta, sin saber muy bien cómo llegas a ello, ya dominas de vatios, de gramos y de potenciómetros”, afirma.

Beatriz Vargas fue una de las pioneras en el grupo de ciclismo femenino de Las Pitas, desde donde algunas de sus integrantes han dado el salto a formar el Club Ciclista Femenino La Amatista. “El concepto ‘pita’ es un movimiento, algo más grupal y femenino. Se crea de la unión de las mujeres ciclistas de Almería con la idea de fomentar el ciclismo femenino y hacer fuerza entre nosotras, que no haya miedo a afrontar las primeras salidas, y para conocer rutas y caminos. Es más social, un grupo de amigas y conocidas que tienen el vínculo de la bici. La Amatista surgió para competir como equipo ante la necesidad de ser un club para poder hacerlo y con él queremos fomentar la competición, porque nos seguimos encontrando con falta de chicas en las pruebas”, narra.

Una de sus primeras pruebas como ‘amatista’ fue el Trackman Cycling, aunque “a nivel individual la más fuerte de este año ha sido La Indomable”, para la cual tuvo que recurrir a su entrenador, Sebastián Argüello, que fue quien “permitió que pudiera llegar” a un objetivo de cubrir 200 kilómetros y 4.000 metros de desnivel, “algo que nunca había conseguido hacer”. De ese día, Beatriz no recuerda qué posición ocupó, pero “lo importante era terminar el reto habiendo disfrutado y sin sufrir”. Los podios sí llegarían en la Green Tour Koppert o la Ciclodeportiva de la Comarca de Níjar, ambas pruebas organizadas por SDomínguez Producciones. También tendría premio en una carrera en la Región de Murcia, “casi de casualidad, porque voy superando retos y avanzando”.

La deportista, con sus hijos.

Acabando 2019, ya perfila cuál será su calendario de 2020. “En Almería intento hacer todas las que puedo, porque quiero apoyar al ciclismo local; fuera, me gusta hacer turismo nacional, pruebas que supongan un reto medianamente exigente pero asequible a nuestro nivel y que sepas que vas a ir a disfrutar y hacer turismo”. La de ‘Perico’ Delgado en Segovia es una de sus fijas de los últimos años en este sentido.

En el calendario local, “SDomínguez Producciones siempre sorprende con sus pruebas ciclistas” y reconoce que, de las que esta empresa de eventos deportivos organiza, ya se ha marcado el reto de correr “la Vuelta a Almería, tiene unas características diferentes, en varias etapas, y es algo que nunca he hecho”. Otras citas del calendario provincial que tiene marcadas son la Trackman, “planteándolo de forma diferente”, o Las Cuatro Cimas, “un reto personal”, aunque “hay varias carreras en las mismas fechas y no podemos estar en dos sitios a la vez, tenemos que encajarlo bien”, expone.

Por último, Beatriz Vargas se congratula de que SDomínguez Producciones vuelva a traer en 2020 una de las pruebas de la Copa de España de féminas. “No solo somos las amateur las que nos tiramos a la calle, podemos ver ciclismo profesional aquí en Almería. Me encanta ver a esas mujeres dando lo mejor y al mismo tiempo me entristece un poco que tenga tan poco seguimiento. Este año coincidió además que el tiempo no acompañó, pero me gustaría que se siga celebrando, que cada vez llame más la atención y tenga mayor repercusión”.

- Publicidad -

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Indtroduzca su nombre